Luis Miguel volvió a la Argentina y brindó el primero de los diez shows que ofrecerá en el Movistar Arena

Getting your Trinity Audio player ready...

El cantante mexicano Luis Miguel dio inicio este jueves por la noche a la gira por la Argentina con un imponente show ante más de 15 mil personas que disfrutaron y vibraron con sus canciones en el Movistar Arena. «El Sol de México» volvió al país después de algo más de cuatro años y lo hizo con todos los hits que lo llevaron al éxito.

Sus fanáticas explotaron cuando «Luismi», que vistió de traje negro y corbata sobre una camisa blanca, salió a las 21 puntual, ante un estadio repleto. El primer tema con el que saltó al escenario fue «No culpes a la noche».

De apariencia rejuvenecida, flaco y con energía desbordante, el artista volvió a conquistar a las presentes con sus pasos de siempre, demostrando que sigue estando vigente, a sus 53 años

Luego siguió el recital bien arriba con «Amor, amor, amor» y «Suave». Y después enamoró a todas con «Culpable o no» y «Dormir contigo». Más tarde, fue el turno de «Te necesito» y agregó uno de sus temas más recientes «Es por ti».

Al momento de entonar «Hasta que me olvides» y «Dame», las fans mostraron toda su emoción para que la noche quede grabada a fuego en el tan esperado retorno del Sol «de México» a los escenarios.

El Sol de México haciendo sus característicos movimientos (Foto: NA).

 

Los próximos shows de Luis Miguel en el Movistar Arena

Además del que brindó este jueves, el artista mexicano dará otros nueve recitales: el 4, 6, 8, 9, 12, 15, 16, 17 y 18 de agosto, todos en el Movistar Arena de Buenos Aires.

Con las diez presentaciones Luis Miguel marcó un récord en la venta de boletos, ya que los más de 100 mil vendidos en un día es una cifra nunca alcanzada por otro artista. Se trata de la primera vez que una misma persona logra esa cantidad, además de que fue el más rápido en agotar los eventos en el estadio porteño.

El intérprete de «La chica del bikini azul» y «Ahora te puedes marchar» también fue reconocido por tener la gira más larga y taquillera que un artista latino haya realizado, por el tour 2010 que lo tuvo en los principales escenarios mundiales en una gira que le tomó tres años.